jueves, 2 de febrero de 2017

Palabras del Excelentísimo Señor Stefan Andreas Herzberg, Embajador de la República Federal de Alemania en Venezuela en In Memoriam 2017



Distinguidos presentes:

Hoy conmemoramos el aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz el 27 de enero de 1945. El recientemente fallecido Presidente Federal Roman Herzog proclamó este día en 1996 a fin de conmemorar a las víctimas del nacionalsocialismo. Como punto central se encuentra la conmemoración del Holocausto, el cual representa, para nosotros los alemanes, un compromiso permanente con el pueblo judío. En el año 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró oficialmente este día como Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

En aquella oportunidad, Roman Herzog manifestó que ese día debería servir para convertir ese recuerdo en vibrante futuro. Nosotros los alemanes, así decía él, no queremos mantener nuestro horror. Queremos más bien aprender de ello para que sirva de orientación a las futuras generaciones.

Considero que lo hemos logrado en los últimos 20 años desde entonces. Estamos conscientes de la Shoá, así como del compromiso que de ella se desprende. Los reflejos para enfrentar las nuevas fuerzas nacionalsocialistas, cada vez más fuertes en Alemania, existen; deben mantenerse despiertos y ser reforzados. La conmemoración del 27 de enero de 1945 también contribuye a este propósito.

Quisiera citar una vez más a Roman Herzog:

“Los actos conmemorativos por sí solos adoptan fácilmente el carácter de coartadas y no se trata de eso. Los ciudadanos de nuestro país deberían reflexionar al menos una vez al año sobre lo sucedido y en particular sobre las consecuencias de ello. Es muy importante llegarle a nuestra juventud y aguzar su vista para posibles peligros futuros. A este respecto confío en la ayuda de los medios y los docentes, pero también de todas las demás fuerzas sociales que puedan hacer su aporte.”

Justamente es aquí donde Ustedes intervienen con la presentación de la ópera infantil Brundibár. Desde su redescubrimiento en los años 70, Brundibár fue presentada por muchas compañías teatrales en Alemania e Israel. Frecuentemente también es utilizada como material didáctico en las clases de historia de los colegios.
Brundibár muestra a los jóvenes -de hecho, también a todos nosotros- dos situaciones de manera muy clara. Nos percatamos de las circunstancias bajo las cuales se presentó la ópera en el campo de concentración de Theresienstadt. Recordamos el terrible destino que alcanzó a la mayoría de los niños que participaban en su ejecución.

Sin embargo, de Brundibár se desprende también una esperanza. La ópera contiene una declaración política que se dirige contra el nacionalsocialismo. “Deben construir sobre la amistad, recorrer el camino juntos, confiar en sus fuerzas y mantenerse unidos.”, así canta el coro las palabras del compositor Hans Krása y del libretista Adolf Hoffmeister. Allí encontramos el mensaje, se trata de superar conjuntamente toda forma de tiranía o despotismo. Este mensaje va más allá del III Reich y también puede aplicarse a circunstancias actuales.

Le agradezco a Espacio Anna Frank por la excelente selección y estructuración de este acto conmemorativo.

Muchas gracias.


(Foto cortesía Dirección de Cultura UCV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada