jueves, 11 de febrero de 2016

Embajador Stefan Herzberg: “Comprendamos la presencia de la cultura judía como un enriquecimiento”


"Distinguidos presentes:

Quisiera expresar mi agradecimiento a Espacio Anna Frank, así como a las demás instituciones participantes, por el evento de hoy para conmemorar la liberación del campo de concentración de Ausschwitz el 27 de enero de 1945. Es para mí un gran honor tener la oportunidad, en mi calidad de representante del país responsable por la muerte de millones de judíos, de pronunciar algunas palabras. Quisiera hacer tres observaciones.

En primer lugar, quisiera honrar con una reverencia a los sobrevivientes que hoy se encuentran entre nosotros. Les agradezco las narraciones acerca de los campos de exterminio, las cuales me han conmovido profundamente. Éstas me han aclarado la importancia que tiene el que nosotros los alemanes hayamos decidido en 1996 y las Naciones Unidas en 2005, celebrar el 27 de enero de 1945 como Día de Conmemoración de las Víctimas del Nacionalsocialismo. El Presidente Federal, el señor Gauck, expresó el año pasado a este respecto: “No hay identidad alemana sin Auschwitz. Recordar el Holocausto es cosa de todos los ciudadanos que viven en Alemania”. Y la Canciller Federal, la señora Merkel, ha inaugurado esta semana una exposición en el Museo Alemán de Historia. Allí se han expuesto más de 100 cuadros que fueron creados en los campos de concentración y que por primera vez pueden ser apreciados fuera de Israel gracias al apoyo de la organización Yad Vashem. La Canciller Federal subrayó en esta ocasión que la conmemoración del Holocausto debía ser entendida como parte de la memoria nacional.

Esta conmemoración –y he aquí mi segunda observación– debe ser entendida por nosotros los alemanes como una responsabilidad para el futuro también. Este 27 de enero nos motiva a preguntarnos si nuestros conciudadanos judíos están expuestos a hostilidades antisemitas. El Embajador de Israel en Berlín lo ha afirmado categóricamente y esta semana ha hablado de un incremento del antisemitismo en toda Europa. Lamentablemente, ello también aplica a Alemania. Además del número de abusos por parte de la extrema derecha, el flujo de refugiados nos causa grandes preocupaciones. Por una parte, le dan un empujón a aquellas fuerzas que se oponen con motivos racistas no solo a los refugiados musulmanes, sino también a los conciudadanos judíos. Y por otra, los refugiados proceden principalmente de países en los cuales el exterminio del Estado de Israel es una parte de importancia en la educación. En este punto, no debemos caer en recriminaciones globales contra grupos individuales. La discusión actual acerca de las agresiones sexuales contra mujeres la noche del 31 de diciembre en Alemania demuestra lo difícil de esta situación. Sin embargo, continúa siendo una tarea central, tal como lo manifestó la Canciller Federal esta semana: “Combatir el antisemitismo y no permitir compromisos”.

Y tercero, en Alemania intentamos transmitir el importante aporte que desde siempre ha realizado el Judaísmo a las ciencias, la cultura y al desarrollo económico de Alemania. Nos complace que muchos jóvenes israelitas hayan ido a Berlín y que, con su presencia y compromiso, hayan reanudado estas tradiciones. Se trata de un cometido social para nosotros los alemanes y consiste en integrar a personas de diversas culturas y religiones. Ante esta ola de refugiados, la tarea es ímproba, pero aislando y rechazando más bien perdemos. ¡Comprendamos la presencia de la cultura judía como un enriquecimiento!

Es mi deseo que esta última constatación encuentre validez más allá de Alemania, también en Venezuela. Se lo debemos a las víctimas del Holocausto".


Excelentísimo Sr. Stefan Herzberg
Embajador de Alemania en Venezuela
Discurso pronunciado en el marco de In memoriam 2016
Domingo 31 de enero de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario