martes, 19 de febrero de 2013

El programa Espacio Anna Frank va al aula en febrero

Desde el pasado lunes 18 de febrero, el Colegio Madre Matilde –ubicado en la urbanización caraqueña Prados del Este– abrió sus puertas al programa “Espacio Anna Frank va al aula”. Inicialmente, el 7 de febrero se ofreció inducción a docentes y representantes. A partir de ayer y hasta el 22 de febrero se estará realizando la exposición de pendones “Coexistencia”, así como talleres con estudiantes de educación básica y media (mayores de 7 años).

La exposición funciona como material gráfico de base para que los estudiantes observen diversas interpretaciones gráficas de la coexistencia como forma de vida. En este sentido, los participantes reinterpretarán el sentido de cada expresión y emitirán sus propios juicios de valor, asumiendo criterios acerca del propio acercamiento al término “coexistencia” en la vida cotidiana. Posteriormente compartirán sus criterios individuales en un equipo que construirá un afiche nuevo, el cual ha de expresar sus ideas consensuadas sobre coexistencia.

El cierre de esta actividad –con una duración prevista de dos horas por grupo– se producirá mediante la reflexión colectiva acerca de las expresiones obtenidas, formulando compromisos y tareas concretas para el fortalecimiento de la coexistencia en los ambientes propios de los participantes

A sala llena se realizó el concierto In Memoriam 2013



Obras de reconocidos compositores judíos del siglo XX fueron las protagonistas del concierto que el Espacio Anna Frank organizó en alianza con la Dirección de Cultural de la Unión Israelita de Caracas con motivo de la Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto, el pasado domingo 3 de febrero.

El Teatro de Chacao contó con un lleno total para disfrutar de la Orquesta Sinfónica Venezuela (OSV), Patrimonio Artístico de la Nación, en esta oportunidad conducida por el maestro argentino Luis Gorelik, Director Titular de la Orquesta Filarmónica de Mendoza, Argentina.

El repertorio seleccionado por el maestro Gorelik para esta ocasión estuvo integrado por la Sinfonía Nº 3 de Erwin Shulhoff, quien murió en el Campo de Concentración de Wulzburg en 1942; la Suite Polaca de Simón Laks, un compositor que fue deportado a Auschwitz, donde logró sobrevivir integrando y luego dirigiendo la orquesta de ese campo de exterminio y, por último, la Fanfarria del Rey del compositor de origen húngaro, pero nacionalizado israelí, Andre Hajdu, con la actuación como solistas de los clarinetistas Eleonora Troncone y Mark Friedman.

Este repertorio estuvo complementado con dos encores extraídos de la banda sonora de la película La Lista de Schindler del compositor norteamericano John Williams.


La actividad musical estuvo precedida por la intervención del Embajador Julio César Pineda, quien recordó como los nazis obligaban a los músicos judíos a interpretar piezas para su placer personal, para controlar a los prisioneros o como preludio a las masacres, mientras que el embajador de Alemania en Venezuela, señor Walter Lindner, se refirió a los sobrevivientes presentes en la sala y agradeció el privilegio de poder compartir con ellos.