jueves, 14 de junio de 2012

Ni la oscuridad impidió que docentes en Santa Lucía conocieran lo terrible del Holocausto


Una nueva modalidad de las Cinetertulias fue introducida el pasado 11 de junio en las instalaciones de la Fundación Teatro Santa Lucía, ubicada en el Casco central de la localidad homónima, en el municipio Paz y Castillo, estado Miranda. Allí, un numeroso grupo de educadores convocados por el Espacio Anna Frank y la Fundación Construyendo futuros, presenció una dinámica que incluyó la presentación de una breve charla histórica, la proyección del laureado film estadounidense La Lista de Schindler (1993, Steven Spielberg) y el testimonio de una sobreviviente del Holocausto. Todo esto con la intención de ofrecer a los docentes un espacio para profundizar sobre temas como la discriminación racial, la intolerancia y la brutalidad de la violencia y el totalitarismo, como parte de la necesaria concientización que debe experimentar todo ciudadano sobre la vigencia de estos temas pues aún genocidios están sucediendo en diversas partes del planeta ante la mirada pasiva de organismos y gobiernos que pudiesen trabajar activamente por su erradicación inmediata.

Miguel Osers, miembro directivo del Comité de Educación del Comité venezolano Yad Vashem y del Seminario Nunca Jamás, realizado anualmente por la Universidad Metropolitana, en Caracas, fue el encargado de brindar a los asistentes una panorámica del contexto histórico de la época, en tanto que Trudy Spira, invitada de excepción, fue quien narró su experiencia como sobreviviente del Campo de concentración de Auschwitz. Ni el apagón que se presentó poco antes de que la señora Spira culminara su relato pudo apaciguar el ánimo de los asistentes, quienes se mantuvieron atentos hasta el último momento y participaron en la sesión de preguntas sobre la vivencia de Spira bajo la luz de un foco improvisado por el fotógrafo de la actividad.

Aproximadamente pasadas las dos de la tarde, culminó la actividad dejando a un significativo grupo de docentes muy conmovidos. Esperemos que este legado sirva como inspirador de las luchas que todos debemos protagonizar en nuestros espacios cotidianos en pro de acabar definitivamente con estos y otros flagelos que aún causan la muerte de miles de personas en el mundo.

Los invitamos a ver otras fotos de este evento haciendo clic aquí.

miércoles, 13 de junio de 2012

Cinetertulia para docentes, una oportunidad para reflexionar sobre su rol en el mundo actual


La sala del Cinex del Centro Comercial San Ignacio se vio llena el pasado 2 de junio en el marco de la Cinetertulia organizada por la Organización sin fines de lucro Espacio Anna Frank y la Fundación Construyendo futuros. El tema central fue la película estadounidense Los escritores de la libertad (Freedom Writers, 2007), basada en hechos reales. La cinta narra la experiencia de una profesora que halla en el Diario de Anna Frank una forma de propiciar que un grupo de alumnos provenientes de una de las zonas más violentas de Los Ángeles, en la década de l990, cuente sus experiencias y logre superar el futuro fatal que les esperaba de haber seguido en el mundo de las pandillas.

El encuentro contó, en su mayoría, con un público docente proveniente de los Valles del Tuy, la Alcaldía de Chacao y diversas Organizaciones no Gubernamentales como la Escuela de Vecinos La Pastora, la Fundación Carlos Eduardo (Funcare) y la Asociación para el Desarrollo de la Educación Integral y Comunitaria (ASEINC), además de diversos centros educativos. Éstos no perdieron la oportunidad para reflexionar sobre la vigencia de la problemática planteada en la película y la importancia del rol del docente como guía de sus alumnos en la búsqueda de los valores que guiarán sus vidas.

Pueden ver la galería de fotos de esta actividad haciendo clic aquí.

Para saber más sobre nuestras actividades, visiten nuestra página en Facebook y sígannos en Twitter...

https://www.facebook.com/espacioaf
@EspacioAF

domingo, 10 de junio de 2012

Xenófoba palabra, un texto de Rafael Fauquié


"Palabras de odio xenófobo, palabras de racismo, ¡tantas veces pronunciadas en nuestro tiempo finisecular! No hay palabra más patética que la que rechaza al otro solo por su diferencia. Palabra de odio pero también de cobardía. Quien la pronuncia se teme a sí mismo. El racista se reúne para odiar colectivamente. En su odio se desvanecen los rostros individuales y en su lugar aparece un rostro amorfo definible solo en el aislamiento y la condena. Absurda necesidad de dejar de ser yo para pasar a ser un «nosotros muchos» enfrentados a un «vosotros». Nosotros blancos contra vosotros negros; nosotros protestantes contra vosotros católicos; nosotros de este país contra vosotros de ese país; nosotros de este club, de esta secta, de esta fe, contra vosotros de otro club, de otra secta, de otra fe... Para el estúpido o el débil es cómodo refugiarse en espacios compartidos: colmenas donde aletargar su alma, moldes donde disolver su corazón, máscaras fantoches donde desvanecer su rostro".

Del libro Espiral de tiempo (Equinoccio / Fundarte, 1996)