domingo, 8 de julio de 2012

Acerca de “Buenas noches y buena suerte”, la película de nuestra Cinetertulia del pasado 7 de julio



Esta cinta, basada en hechos reales, es un relato del enfrentamiento entre el periodista Edward R. Murrow y el productor de su programa televisado, Fred Friendly, de la televisora CBS (Columbia Broadcasting System) y el senador Joseph McCarthy.

Por supuesto, muchos cineastas se han inspirado en el macartismo para denunciar los abusos del poder y los argumentos que pretenden justificar lo injustificable, como la cacería de brujas que se desata contra los ciudadanos de un país cuando “disentir” es considerado “traicionar”.

Muchos de ustedes pueden recordar las arbitrariedades cometidas en la década de 1950, cuando la Guerra Fría se desató entre EE.UU y la ex-URSS. Personalidades norteamericanas de las letras y las artes fueron acusadas de pertenecer a grupos con tendencias comunistas y obligadas a presentarse ante un tribunal que los irrespetaba y exigía de ellos que desenmascararan a sus amigos para lograr salvarse de la prisión.

Muchos de los perseguidos se suicidaron. Otros, como Charles Chaplin, se desterraron, y Norteamérica vivió una época ignominiosa, en la que un porcentaje muy grande de judíos estuvo entre los acusados, justo después de que su pueblo hubiese perdido más de la tercera parte de su gente en el Holocausto perpetrado por los nazis. Entre los films más antiguos sobre este tema está “El testaferro”, en el que actúa -aunque no dirige- Woody Allen. Muchas veces hemos estado tentados de presentarlo en alguna de nuestras cinetertulias.
 
Good Night and Good Luck salió a la luz en el año 2005 y fue nominada en cinco o seis festivales a varios premios. Su director, George Clooney, es uno de los dos guionistas y actúa en el papel del productor del programa. La película y el guión fueron nominados junto con otras cuatro categorías para el Oscar de ese mismo año. También el actor David Stratham, que juega el papel del periodista Murrow, fue premiado como mejor actor dramático en el Festival de Venecia. La hemos escogido para ustedes porque en ella están claramente expuestos los propósitos que animan a nuestro Espacio.

A grandes rasgos, este filme se propone defender la integridad, a través de la tensión entre el riesgo y la obligación de luchar contra la tiranía, que reprime la libertad de expresión, lo que apunta a una democracia amenazada por el terror.

Es una muestra de lo que exige, pero también lo que logra la responsabilidad periodística, y es bien cierto que, en todos estos años posteriores a la II Guerra Mundial, los periodistas son, popularmente, los más admirados como héroes y como mártires de los innumerables conflictos bélicos en los que el mundo ha seguido envuelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario