lunes, 5 de diciembre de 2011

Emprendimiento social: el camino (I)

El emprendedor social
(Artículo elaborado por CEL, Fundación CEL y Rede de Técnicos de Emprego de Galicia)
Fuente: El progreso


Nos señala Wikipedia que un emprendimiento social es un tipo de empresa en la que su razón social beneficia a quienes trabajan y buscan obtener ganancias― es satisfacer a la vez necesidades de la sociedad en la que se desenvuelven. Su lógica no encaja ni en el paradigma de las empresas públicas del sector estatal ni en el de las empresas privadas del sector capitalista ni el de las organizaciones no gubernamentales (ONGs).
Los emprendimientos sociales son organizaciones que aplican estrategias de mercado para alcanzar un objetivo social. El movimiento del emprendimiento social incluye tanto a organizaciones sin ánimo de lucro que utilizan modelos de negocio para alcanzar su misión como a organizaciones con ánimo de lucro cuyo propósito principal es de carácter social. Su objetivo ―cumplir con objetivos que son al mismo tiempo sociales/medioambientales y financieros― es a menudo descrito como el "triple resultado": lograr al mismo tiempo desempeñarse en la dimensión social, ambiental y del beneficio económico. Los emprendimientos sociales se diferencian de los emprendimientos comerciales en que su objetivo social o medioambiental siempre se encuentran en el centro de sus operaciones.
La mayor parte de la titularidad del capital social puede recaer en los trabajadores, aunque no es indispensable, constituyen ejemplos de empresas sociales algunas cooperativas, sociedades laborales o mutualidades típicas de la economía social.
En lugar de maximizar las participaciones de sus accionistas, el principal objetivo de las empresas sociales es generar beneficios para impulsar sus objetivos sociales o medioambientales. Dichos objetivos pueden lograrse de distintas maneras dependiendo de la estructura del emprendimiento social: el beneficio de un negocio puede destinarse para apoyar un objetivo social como por ejemplo la financiación de la actividad de una organización sin ánimo de lucro o bien el emprendimiento puede dar cumplimiento a su objetivo social a través de su propia actividad empleando a personas excluidas o prestando sus beneficios a microemprendimientos con dificultades para acceder a préstamos de inversores corrientes.


Apuntes para emprendedores

En estos momentos de crisis económica profunda y merma del bienestar social en las sociedades occidentales, están empezando a cobrar una relevancia cada vez mayor las iniciativas que aúnan vocación empresarial y compromiso social, es decir, los proyectos empresariales promovidos por lo que se ha dado en llamar «emprendedor social». Y, por supuesto, los apoyos que desde diferentes ámbitos se proporcionan a este tipo de emprendedores.
La entidad que aúna los esfuerzos de estos emprendedores sociales con más trayectoria y prestigio a nivel global es Ashoka, fundada en 1980 por Bill Drayton, un norteamericano con inquietud por la desigualdad social que tras varios años en el sector privado y en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. decidió crear una institución que apoyara a personas dinámicas con ideas innovadoras y prácticas para lograr cambios sociales de largo alcance. Por su labor a través de Ashoka Drayton recibió este año el premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional.

Trayectoria: Ashoka eligió a sus primeros emprendedores sociales en India en 1982. Desde su fundación, proporciona de forma sistemática capital semilla a proyectos de emprendimiento social, así como servicios de asesoría técnica y profesional y contactos en una red global de más de 3.000 líderes emprendedores sociales, seleccionados como miembros de la Red Ashoka en más de 70 países. Su visión es la de que «todo el mundo puede cambiar el mundo». Ejemplo de los proyectos que selecciona Ashoka son las iniciativas españolas que forman parte de la red, que tocan cuestiones como pesca sostenible, educación emprendedora, desarrollo rural o discapacidad, entre otras.

Cambio social: La fórmula de Ashoka para lograr ese cambio toca tres palos. El primero, «seleccionar y apoyar modelos de referencia para el cambio social», lo que implica la selección de emprendedores líderes a los que se proporciona financiación durante tres años para consolidar y difundir su innovación social. Los seleccionados tienen que cumplir otras características fundamentales: nueva idea, creatividad, calidad emprendedora, ética incuestionable e impacto social del proyecto.


Crear comunidad: El segundo palo de acción es el de «construir comunidades de emprendedores sociales», conectando a los emprendedores sociales de todo el mundo a una comunidad dinámica donde se producen intercambios y sinergias, de forma que los esfuerzos combinados de los emprendedores permiten la exploración de diferentes modelos de soluciones para retos de ámbito global. En tercer lugar, Ashoka busca «apoyar el cambio social», promoviendo sinergias y colaboraciones entre emprendedores sociales de Ashoka y personas del sector social, empresarial y ciudadano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada