martes, 29 de noviembre de 2011

Motivación (II)

Aulas hospitalarias: 
motivación para vivir
©Belkys P. Esteban / Vanguardia.com

La idea del programa es escolarizar a los niños mientras están hospitalizados por enfermedades muy crónicas,
particularmente las cardiacas, que son las que atiende la Fundación Cardiovascular.
(Foto: Suministrada Fundación Cardiovascular / VANGUARDIA LIBERAL)

Josué* es un niño con órganos adultos que debe luchar día a día para que éstos no le impidan respirar en su pequeño cuerpo de no más de un metro. Es tierno, le gusta hablar muchísimo y está muy enterado de su salud. Josué ya lleva medio año hospitalizado, a la espera de los resultados de una tutela contra el sistema de salud para que le apliquen la medicina que lo mantiene con vida. 

Si el programa de Aulas Hospitalarias de la empresa Telefónica no estuviera organizado en la Fundación Cardiovascular, sus días serían aún más difíciles, susceptibles de recaer en la tristeza y el desánimo. Pero con Martha Monsalve, su docente, aprende a leer, a escribir y a buscar en la red la música que le gusta. Le da la posibilidad de sentir que su vida no se les escapa, sólo esperando sus medicamentos.
Como Josué no puede levantarse, Martha Monsalve lo visita a diario en su cama, pero otros niños, aproximadamente 8 en la actualidad, se desplazan hasta un cuarto con juguetes, computadores infantiles y juegos didácticos para recibir en la medida de sus posibilidades de salud, una clase que les sube el ánimo y les ayuda con los conocimientos básicos.
“Desearíamos estar más articulados con las escuelas a las que asisten, rurales en su mayoría porque son niños de bajos recursos, para que durante el tiempo que permanecen hospitalizados no se atrasen y así, al regresar a sus hogares, no deban empezar de nuevo un año lectivo”, explica Paola Díaz, psicóloga y coordinadora del programa Aulas Hospitalarias en compañía del Piso 9 de Pediatría, en la Fundación Cardiovascular. El Santander, es la única institución que lo tiene, mientras que en Colombia la Fundación Cardioinfantil es la más avanzada en este tema.
Este avance que permite a los niños en la capital estudiar mientras están hospitalizados, jugar y sentirse alegres, se consiguió gracias a la Política Pública que fue instaurada desde el gobierno local y que vendría muy bien para este departamento. La Política Pública permitiría la contratación de docentes. La adecuación de las aulas y los computadores los da Telefónica.

En el corazón
¿Qué es lo que más te gusta de la clase de Martha Monsalve?
“Me gusta porque aprendo a escribir mi nombre y a leer”, explica Josué.
“En el aula aprendo a desarrollar un poco más mis habilidades como los movimientos de las manos en los juegos de escribir las letras, y habilidades al realizar los juegos de memoria. Lo que más me gusta es poder hablar con la psicóloga, que nos entiende y usar los computadores. Es un sitio divertido, hay muchas actividades”, cuenta Ricardo*, otro niño que atiende al programa en la Fundación Cardioinfantil.
Este año el programa organizó un concurso entre todos los niños que asisten al programa en los 9 países americanos donde está instaurado. El concurso consistía en explicar por intermedio de un dibujo los derechos de los niños. La buena noticia es que David Alexander Bravo, de 16 años, fue uno de los ganadores.
“El programa les ayuda porque minimiza los estados de ansiedad o los síntomas que la hospitalización puede causar en un menor. Ya que el programa se maneja con las TICs resulta muy novedoso para los niños”, explica Díaz.
Josué ve alejarse a Martha Monsalve después de la clase. Ha adquirido conocimientos importantes para él, pero la motivación y las ganas de vivir que la visita deja en su corazón es el principal valor de este programa para los niños hospitalizados.
*Nombre cambiado para proteger la fuente.

Responde un especialista
Helga J. Luna
Pediatra. coordinadora piso 9 Pediatría. fundación cardiovascular
“Dentro del servicio que yo manejo que es el de Hospitalización, los niños ya han salido de las condiciones críticas, completando manejos intrahospitalarios, el hecho de mantenerlos conectados con las actividades pedagógicas los favorece porque se mantiene en un proceso cognitivo activo, que no hagan retrocesos en sus parámetros de aprendizaje. El programa ayuda también a optimizar el manejo intrahospitalario en la parte anímica del paciente y de su familia”.
¿Cómo se ve reflejado en el niño?
“Se ve reflejado, primero, en su estado anímico y en la recuperación de enfermedades orgánicas como tal, entonces la percepción del niño frente el hospital y hacia el entorno mejora, aceptan más fácilmente las terapias, se adaptan más fácilmente a su vida intrahospitalaria, que de por sí es un evento traumático. Realmente nos facilita mucho el proceso de adaptación del niño al hospital”.
¿Cómo reacciona el niño?
“Usualmente cuando empiezan con el contacto con el aula y la pedagoga, muchos ya están cansados, están aburridos, y una vez conocen el programa, los equipos que son amigables, lo adaptan e interactúan, están alertas, ya tienen una expectativa durante el día, los motiva y cambia el aspecto del niño”.

Programa educativo
En general, el programa Aulas Fundación Telefónica en Hospitales es un programa educativo especial implementado desde 2001.
Desde el 2009 Argentina, Colombia, Chile, Venezuela, Perú y España se agruparon en un Proyecto Global para formar una Red Latinoamericana de Aulas Hospitalarias.
Tiene como principios el respeto por los derechos de las niñas, niños y adolescentes hospitalizados; el fortalecimiento de las habilidades instrumentales básicas; el desarrollo de la autonomía, capacidad de decisión y manejo del tiempo; el uso intensivo de Internet y tecnología de la información y la creación de una comunidad de aulas hospitalarias globales.
Los pacientes-alumnos son mayoritariamente de condición humilde, con limitaciones económicas para solventar los requerimientos de medicinas, aparatos especiales o terapias específicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada