lunes, 31 de octubre de 2011

Cine

A favor de un mundo mejor



A propósito de la inauguración este jueves 3 de noviembre del Festival Internacional de Cine Judío de Caracas, dedicamos la semana a revisar la relación entre el Séptimo Arte y los temas que nos mueven en el Espacio Anna Frank: la coexistencia, la toleranacia, la convivencia, la solidaridad, el respeto al otro. Desde hace mucho tiempo venimos llevando a cabo cada primer sábado del mes en Cinex del Centro Lido Cinetertulias en las que justamente proyectamos películas que nos muevan a reflexionar sobre hechos históricos, sus consecuencias y la posibilidad de que se repitan. Soñamos con un mundo mejor, y para ello debemos mirar hacia atrás. Y ningún otro género como el cine para obligarnos a voltear la mirada, reflexionar, hacer lo que nos toca hacer…


Cine para la Tolerancia (fragmento)
© Daniel Tercero García
Fuente: La voz de Barcelona
Artículo completo en: http://www.vozbcn.com/2011/10/26/90424/cine-para-la-tolerancia/

La violencia es o resultado de una anomalía psíquica o consecuencia de la exacerbación de las pasiones. Por eso es tan peligroso el adoctrinamiento (en el que volvemos a centrar la atención en este ciclo), la “educación” social que trata de predeterminar en nosotros qué filtros debemos utilizar para interpretar la realidad. Cuando se une a la identidad nacional , se utiliza para que veamos al “otro” como enemigo, como aquel que trata de arrebatarnos la vida, los derechos, la hacienda, la cultura o la identidad. Torpemente, se pretende estimular la cohesión social por medio de este bajo recurso: “Una nación –decía Hugh Kingsmill– sólo está en paz, cuando está en guerra”.
Este proceso va casi siempre acompañado de la exaltación de lo propio, lo que supone reducir al “otro” a una categoría inferior (cuando no infrahumana) de modo que podamos sentirnos justificados para tratarlo como un animal (así ocurre también en el racismo o la violencia machista) o como un objeto que podemos poner al servicio de nuestros propios objetivos, disfrazados de “ideales” (es el caso del terrorismo y la violencia política).
El cine se redime del “pecado” de haber utilizado con excesiva frecuencia la violencia como carnaza para hacer negocio, valiéndose de su atractivo morboso, cuando –como en las películas que aquí mostramos– la deslegitima. Por su medio, nos proponemos mantener viva la memoria, mostrar la crueldad, la gratuidad, el sinsentido y la enorme injusticia de las acciones de aquellos que se valen del terror y el sufrimiento infligido a terceros para imponer criterios, políticos o de cualquier otro género, que no pueden alcanzar con la sola fuerza de la convicción y el razonamiento.


Un cine 
a favor de la tolerancia (Fragmento)
María Velázquez Dorantes

Un término que en los últimos años ha resonado en las casillas de la vida común: tolerancia, ha sido uno de los valores para aceptar la diversidad y el respeto por el otro. Un momento en el que cada ser humano necesita antes que nada respeto y enseguida tolerancia. Aceptar la tolerancia siempre y cuando ésta no atente contra los derechos fundamentales de la persona; hoy el mundo requiere de la tolerancia a favor del respeto por la vida, por la ideas, por la cultura, por la etnia, por el momento social, por las religiones sin intentar imponer sobre los demás, sin oprimir, sin atacar y sin matar.
Escoger entre los medios de comunicación uno que lleve el mensaje de una sociedad más tolerante es difícil, sin embargo, por su capacidad de expansión y de impresión sobre el hombre, el cine es uno de los vehículos por los cuales el mensaje de ser tolerantes los unos con los otros se va más favorecido.
La ideología cinematográfica presenta un gran conflicto al momento de hallar un listado de películas que permitan al espectador encontrar cómo ser tolerante con los demás, sin embargo, la tarea no es inútil, hay creaciones cinematográficas que ofrecen la visión humana y la exponen en la realidad diversa como lo es el mismo hombre.

Tres películas para mirar más allá

La vida de los otros (2006)
Dirigida por Florian Henckel von Donnersmarck y con un reparto excelente, encabezado por el brillante actor Ulrich Mühe, esta película alemana realizada en 2006, se desarrolla en Berlín Oriental durante los últimos años de existencia de la República Demócrática Alemana, mostrándonos el control ejercido por la policía secreta (Stasi) sobre los círculos intelectuales de esa época .
La película cuenta la historia de un oficial de la Stasi que debe vigilar y espiar a una pareja formada por un importante hombre de letras y una famosa actriz. El objetivo de su labor es comprobar si estas personas tienen alguna conexión con los disidentes del régimen. Es así como este hombre vigila “la vida de los otros”, evitando quizás vivir la suya propia.
Es un film que mezcla de manera brillante tensión y suspenso, analizando con sensibilidad y agudeza ciertos valores y principios de los seres humanos, el aparente control absoluto sobre ciertas situaciones y las consecuencias de la ausencia de libertad.
Fue galardonada con siete premios Deutscher Filmpreis (Premios del cine alemán) y más de cincuenta premios internacionales, entre los que destacan el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 2007, el BAFTA (Academia Británica de Cine y Artes de la Televisión ) a la mejor película de habla no inglesa y el César a la mejor película extranjera.


La vida secreta de la palabras (2005)
Protagonizada por Sarah Polley, Tim Robbins y Javier Cámara, esta película española de 2005, dirigida por Isabel Coixet y galardonada con cuatro premios Goya, entre otros, cuenta la historia de una joven solitaria que trabaja en una fábrica textil y que se ve forzada por el sindicato a tomar vacaciones. Durante su licencia, consigue empleo como enfermera en una plataforma petrolífera en alta mar donde ha ocurrido un accidente. Allí, sólo trabajan hombres, y la labor de Hanna, interpretada por Sarah Polley, es en principio, cuidar de un trabajador que ha perdido temporalmente la visión.
El mundo íntimo de las personas es abordado en esta película a través de las relaciones que se tejen entre los personajes y sus historias llenas de verdades, mentiras, humor, secretos y dolor. Todo lo que acontece llegará a cambiar sus vidas para siempre y resaltará el poder del amor, el cual puede surgir hasta en las más terribles circunstancias.


Copenhagen (2002)
En el año 1941 dos viejos amigos se encuentran en Copenhagen, el físico alemán Werner Heisenberg (Daniel Craig) y su colega danés Niels Bohr (Stephen Rea). Estos dos personajes, quienes han revolucionado la física atómica durante la década de los años veinte a través de sus trabajos de mecánica cuántica se encuentran ahora enfrentados, al pertenecer a bandos opuestos durante la segunda guerra mundial. El fin del encuentro estará alejado de la felicidad…
Este film inglés, realizado en 2002 y dirigido por Howard Davies, es una versión de una gran pieza teatral de Michael Frayn, adaptada a la pantalla por su mismo autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada