miércoles, 12 de octubre de 2011

Argentina (III)

Repudio por dichos antisemitas 
de un sacerdote de Concordia


La DAIA se pronuncia
La DAIA, representación política de la comunidad judía de la Argentina, repudió las manifestaciones "de claro corte antisemita" que según una denuncia, pronunció el sacerdote Oscar Belli, el 25 de septiembre pasado en la iglesia Nuestra Señora de Itatí, de Concordia.
La entidad calificó de "irrepetibles" las manifestaciones "de claro corte judeofóbico" del prelado, y rechazó -junto a diversos organismos de la sociedad civil y públicos- sus expresiones.
La DAIA sostuvo en un comunicado que el discurso discriminatorio "no hace más que generar prejuicio y convocar a la intolerancia y el odio entre argentinos, impidiendo el desarrollo de una ciudadanía plena, respetuosa del pluralismo y la diversidad".
Este lunes, el delegado de la Secretaría Provincial de Derechos Humanos en Concordia, Rubén Bonelli, confirmó la denuncia de una vecina que acusó al cura de la parroquia Itatí de decir durante un sermón que "los judíos son tan mentirosos que tienen el alma podrida hasta los huesos".
La denuncia generó un revuelo en la ciudad entrerriana, donde la colectividad judía es numerosa.
En tanto, Bonelli le pidió al sacerdote que haga el descargo correspondiente para comprobar si la acusación de la mujer se compadece con los dichos del cura durante el servicio religioso.

Lo dicho
Un cura de la Iglesia Católica, el culto mayoritario de Argentina, fue denunciado por realizar comentarios antisemitas durante una misa en la ciudad de Concordia, 450 km al norte de Buenos Aires, anunciaron las autoridades del distrito.
El secretario de Derechos Humanos de Concordia, Rubén Bonelli, dijo que durante un sermón el sacerdote Óscar Bell afirmó que “los judíos son tan mentirosos que tienen el alma podrida hasta los huesos”, al citar la denuncia de una vecina que asistió al oficio religioso. “El sacerdote, en su doble condición de religioso y pastor, ha incurrido en actitudes que contrarían el interés público y la tutela de los derechos humanos, al discriminar por razones raciales o culturales”, dijo la denunciante, Rita Arcusín, de origen judío, quien asistió a la misa para acompañar a una amiga.
En Concordia, la segunda ciudad de la provincia de Entre Ríos y limítrofe con Uruguay, donde radica una importante colectividad judía, en las últimas semanas han aparecido leyendas antisemitas y grafitis de cruces esvásticas en muros de la localidad de 150.000 habitantes.
En Argentina vive la mayor colectividad judía de América Latina, integrada por unas 300.000 personas.

Fuentes: AFP y Telam

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada