lunes, 19 de septiembre de 2011

Coexistencia

La convivencia como sangre
@Gisela Kosak

Foto: Indiana Caba / http://www.ohmagpie.com/

La convivencia en el tiempo que me ha tocado vivir no es una realidad cotidiana. En esta cotidianeidad reside una belleza secreta y modesta, la belleza de la CULTURA en el más hondo sentido del término. Cuando la convivencia es cultura, fluye con la naturalidad de la sangre en las venas y del acto de respirar, con la naturalidad que la Caracas de los años cincuenta aceptó a mi padre checo de religión incierta. Sorprende cómo aquella ciudad sede de un gobierno dictatorial, abrazada a la modernidad con la pasión de una adolescente contrariada por el orden paterno, acogía a la marea de inmigrantes de la segunda posguerra mundial. ¿Sería yo capaz de casarme con una persona que fuese mi adversaria política como se casó mi madre con aquel desconocido?
Cuando sea capaz de responder que sí, es que la convivencia otra vez se ha hecho sangre en nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada