viernes, 12 de agosto de 2011

Personajes

Elías Canetti 
y la antropología política del poder
@Wilfredo Mora (criminólogo y perito forense)
Fuente: Diario Digital RD


De acuerdo con Canetti, la pregunta cardinal sobre este asunto consiste en determinar en qué medida las masas populares se constituyen en los sujetos de las actividades políticas, y en qué grado estas actividades reflejan las necesidades de estas masas.
Masa y poder, según Canetti, son inseparables uno de otro. Si grandes masas resultan ser objetos de manipulación por parte de la clase gobernante, que se encuentran en el poder (sea un estrato o un grupo de ella), también en la base de la masa, ella por sí misma no puede caracterizar un régimen político como democrático. Para Canetti, dicho régimen puede ser sólo autoritario, totalitario, terrorista, régimen antidemocrático, y en mayor o menor grado, ceder al «sentimiento gregario», tal como la llamó este autor de «instinto de la multitud». En estos casos, naturalmente, el discurso se refiere a la masa, constituyendo ella misma una enorme cantidad de extraños individuos aislados.
La interacción del poder con la masa fue el objeto principal de estudio llevado a caco por el gran escritor europeo, filósofo y sociólogo. Su principal trabajo en esta materia lo constituyó el tratado ampliamente conocido como «Masa y Poder» (1960). Este trabajo contiene complejos elementos, originados en el nivel instintivo de la masa y las entrañas del poder. El empalme del individuo con la masa lo lleva a la formación de lo que el autor ha denominado «masa abstracta». Este proceso del género de la masa se contrapone a la idea que sobre el poder tiene este autor, el cual ha indicado Canetti, pertenece a la fenomenología del poder.
Fenómeno central del poder concreto y evidente, -de acuerdo con Canetti lo es el «triunfo del superviviente». Su punto de partida tiene una peculiar presentación del hombre. El escribe: «El momento de sobrevivir es el momento del poder. El espanto ante la visión de la muerte se disuelve en satisfacción pues no es uno mismo el muerto. Este yace, el superviviente está de pie. Es como si hubiese antecedido en un combate y como si uno mismo hubiese derribado al muerto. En el sobrevivir cada uno es enemigo del otro; comparado con este triunfo elemental todo dolor es poca cosa. Es importante sin embargo que el superviviente esté solo ante uno o varios muertos. Se ve solo, se siente solo y, cuando se habla del poder que este momento le confiere, nunca debe olvidarse que deriva de su unicidad y sólo de ella» (Masse und Macht, 223).
Canetti, como se ve, parece hacer un análisis fenomenológico de los fenómenos masa y poder en la historia, relatando los sentimientos característicos de la masa. En otra relación, el hombre se comprende como sujeto de sufrimientos espirituales. El poder es propiamente humano y requiere la existencia de la masa.
Dentro de la dialéctica simbólica con que este autor nos describe el poder hacemos notar los siguientes puntos de vistas. Que el poder es lo que siempre está próximo y presente y que sólo lo comprendemos según salimos o entramos en la masa; se diferencia de la fuerza en los complicados de sus mecanismos. La fuerza, si se compara con el poder, es algo inmediato, intento y que sólo existe en los niveles animales («los animales son símbolos de poder»): el poder es un régimen humano. Cuando dura mucho tiempo la fuerza se convierte en poder. El poder implica «paciencia»; el cuerpo del poder lo forman «el espacio, la esperanza, la vigilancia y el interés destructivo». La médula del poder está en el «secreto». En sus meditaciones sobre la naturaleza del poder –igualmente sobre la naturaleza de la masa– es difícil separar teóricamente la interpretación de los hechos de un fenómeno tan metafóricamente figurado. El poder se reduce, en primer lugar, como sufrimiento natural del poder; y, en segundo lugar, como forma específica de este sufrimiento.
La fuente de este poder lo representa el miedo de cada uno de los individuos por separado; el fenómeno central de la masa significa lo que Canetti llama «miedo ante el contacto». El hombre instintivamente se aparta del contacto del otro. «Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido».
De este miedo sólo se libera en la masa, en «la inversión del temor a ser tocado es parte de la masa». Sin embargo, si se correlaciona a la masa con el poder, según Canetti, entonces, el poder se practica sólo en la masa.
La concepción de Elías Canetti representa una de las más exitosas tentativas de descripción del moderno poder total del siglo XX. Al mismo tiempo, la realización de estas ideas se proyecta mediante el análisis fenomenólogico del sufrimiento del hombre (dominante y dominado) y esto permite, descubrir las causas de este sufrimiento, como si fuera internamente, sufrir, entender, sentir, pues, «es el límite del poder el no poder volver realmente muertos a la vida».


Sobre la vida y obra de Elías Canetti:
Elías Canetti: Fragmentos de una vida (Video)
Elías Canetti: Vivir en la lengua / Tomás Albaladejo Mayordomo (Universidad Autónoma de Madrid) (Artículo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada