viernes, 17 de junio de 2011

La casa sin árbol

El viento y los años se llevaron 
definitivamente el castaño 
de Anna Frank

El arbol en pie. Foto EFE

El árbol fallecido. Foto: REUTERS/Robin van Lonkhuijsen

«El castaño está en flor de arriba abajo. Además, está lleno de hojas y se ve mucho más bonito que el año pasado» , escribía en su diario Anna Frank el 13 de mayo de 1944, tres meses antes de ser llevada al campo de exterminio. Ese castaño era lo único que la niña judía veía desde la pequeña ventana del escondite: era el mundo, la constancia del paso del tiempo, la prueba de una vida en movimieno y la esperanza.
El centenario castaño de Indias de flores blancas estaba ya seriamente enfermo en el años 2006. Explica la Casa Museo Anne Frank en su portal web: «Era uno de los árboles más antiguos de su especie en Ámsterdam. Cuando en 2005 se descubrió que estaba gravemente enfermo, la Casa de Ana Frank mandó recoger castañas del jardín ―previa autorización del propietario― y las hizo germinar para luego regalar los pequeños retoños a las Escuelas Anna Frank, entre otros destinatarios. Hoy por hoy, numerosas Escuelas Ana Frank poseen ya un arbolito, al igual que otras organizaciones alrededor del mundo. En 2009 se regalaron 150 retoños al llamado Bosque de Ámsterdam (…) Durante varios años, la empresa local Pius Floris Boomverzorging se ocupó de cuidar el castaño por encargo del municipio de Ámsterdam. La germinación y el cuidado de los retoños estuvieron a cargo de los viveros Bonte Hoek. Desde 2008, la gestión del castaño estuvo en manos de la fundación Support Anne Frank Tree».

Ubicación del árbol: foto de VaultHandler tomada de la página de la Casa Museo Anne Frank

Explica la página web de la Casa Museo Anne Frank que tras estrechas consultas entre las autoridades municipales, «los vecinos, la fundación holandesa para la protección de los árboles, la Casa de Ana Frank y el propietario, se llegó a un acuerdo sobre la conservación del castaño. En abril de 2008, fue provisto de una estructura de apoyo especial y la copa se atirantó. De este modo, el castaño podría seguir en su sitio entre 5 y 15 años. La fundación Support Anne Frank Tree se encargó de la ejecución de las medidas».
Pese a todos los esfuerzos —en combate con los intentos de talarlo— el árbol sucumbió por si solo a las ventiscas del 23 de agosto de 2010. Eran la 1:30 pm. Cayó con todo y su estructura de hierro, con sus años de historia, con los ojos de Anna Frank en él, quién quizá como nadie lo estimó.
El propietario del Árbol de Ana Frank decidió el 8 de septiembre del año pasado obsequiar los restos del castaño a una serie de museos judíos situados en Berlín, Nueva York, Tel Aviv y Ámsterdam. La Casa de Ana Frank recibirá un corte transversal del tronco, que se exhibirá en sus instalaciones en un momento aún no determinado.


Una grua remueve el árbol caído. Foto de VaultHandler tomada de la página del Museo Anne Frank


En este video puede observase el proceso de remoción de los restos del castaño:
http://www.youtube.com/watch?v=S1-ooYHVrtU&feature=player_embedded#at=57


Otras frases sobre el castaño 
en el Diario de Anna Frank


23 de febrero de 1944
Los dos miramos el cielo azul, el castaño sin hojas con sus ramas llenas de gotitas resplandecientes, las gaviotas y demás pájaros que al volar por encima de nuestras cabezas parecían de plata, y todo esto nos conmovió y nos sobrecogió tanto que no podíamos hablar.

18 de abril de 1944
Abril es realmente maravilloso; no hace ni mucho calor ni mucho frío, y de vez en cuando cae algún chubasco. El castaño del jardín está ya bastante verde, aquí y allá asoman los primeros tirsos.

Fuentes: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada