jueves, 16 de junio de 2011

Anna Frank: una experiencia con niños

Educación para la Paz, el respeto al Medio ambiente y la integración socio-cultural, 
a través de las artes
Lidia Benavides

Lo que sigue es un fragmento de un artículo de la artista visual Lidia Benavides, publicado en el 2006 en la revista Arte, Individuo y Sociedad, perteneciente a la Universidad Complutense de Madrid. En él dan a conocer “planteamientos fundamentales, procesos, objetivos, metodología, evaluación e investigación del programa de educación para la integración social y cultural a través de las artes: el programa MUS-E de la Fundación Yehudi Menuhin (FYME)”. Dice el resumen del artículo: “Mostramos algunas experiencias en las cuales el arte contemporáneo, la educación para la paz, el respeto al medio ambiente y la integración socio-cultural, son algunos de los temas que se transmiten a través de las sesiones que desarrollamos con los niños”.
Entre las experiencias narradas, se halla una en la cual fue tomado el Diario y la figura de Anna Frank y en la cual se observa cómo el libro genera profundas reflexiones, incluso en niños muy pequeños, que creeríamos ajenos a la terrible realidad

Texto completo en PDF:

Educación para la paz
Para concienciar a los niños de la importancia de la paz, es necesario en ocasiones contarles los terribles sucesos que provocan las guerras, la crueldad y el odio. Normalmente, a los niños les llega la información a través de los medios de comunicación, informativos, o cine, imágenes que se cuelan a través del televisor y que reflejan los horrores de las guerras en todo el mundo. En esta ocasión para acercar una historia de guerra a través de las palabras de una niña que pueda generar mayor empatía, en la sesión MUS-E se hablo del caso del Diario de Ana Frank:

"Podríamos cerrar los ojos ante toda esta miseria, pero pensamos en los que nos eran queridos, y para los cuales tememos lo peor, sin poder socorrerlos.
En mi cama bien abrigada, me siento menos que nada cuando pienso en las amigas que más quería, arrancadas de sus hogares y caídas a este infierno. Me da miedo el cavilar que aquellos que estaban tan próximos a mí se hallen ahora en manos de los verdugos más crueles del mundo. Por la única razón de que son judíos." Ana Frank, Diario, 19 de noviembre de 1942.

Durante la sesión, antes de comenzar a dibujar se contó a los niños la vida de Ana Frank, para contextualizar el caso, y después se les pidió que dibujaran sobre la historia que les habíamos contado. Al terminar la clase un niño se acerco, y nos pregunto que si podía conseguir el diario de Ana Frank, ya que le gustaría leerlo. Así pues este niño de 9 años le pidió el libro a sus padres, consiguió el libro y se lo leyó entero. A continuación mostramos algunos de los dibujos realizados durante la sesión.


Los niños de 8 y 9 años fueron perfectamente conscientes y empatizaron con la situación que vivió una niña que tenía aproximadamente su edad. En los dibujos reflejaron la violencia de las armas y la muerte, las explosiones, y a Ana Frank escondida en la "casita de atrás" victima del miedo.


En este dibujo podemos observar los tanques presentes en todas las guerras y la "casita de atrás" que era donde Ana Frank y su familia se escondían para no ser descubiertos por los nazis. Es significativa la nube negra que planea sobre toda la escena, como símbolo del miedo, del horror, de la negatividad subyacente en cualquier relato de guerra de cualquier parte del mundo. Pero la concienciación del horror tiene que venir siempre acompañada de la esperanza de la paz, para que los niños vean siempre una puerta abierta a las soluciones y a lo positivo, así pues la sesión terminó con una cita de Ana Frank en la que escribía:

"Y sin embargo, cuando miro al cielo, sé que todo esto cambiará y que el mundo volverá a ser bueno y conocerá nuevamente el orden, el reposo y la paz, porque sigo pensando que, en el fondo del corazón, todos los hombres del mundo son buenos." Ana Frank,Diario.

Enlazamos esta sesión con otra en la que se realizaría una escultura con madera y telas en los que se inscribirían deseos positivos, para la realización del Día MUS-E en la sede del Parlamento Europeo en Madrid. Se realizó una ronda de palabras en la que cada niño escribía en la pizarra un "deseo positivo", sin que se les hubiera condicionado previamente, y haciendo uso de total libertad, fueron muy interesantes todas las palabras que surgieron:

Sentir, casa, soñar, flores, hermano, verdad, cariño, pintar, paz,
disfrutar, cabalgata, vivir, ayudar, amistad, escribir, amarse,
libertad, divertir, se bueno, juntar, cultura, jugar, reír, gustar,
amigos, regalar, campo, hablar, leer, feliz, justicia, sinceridad,
comer, alegría, felicidad, amar, querer, aprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario