sábado, 5 de agosto de 2017

Conversatorio ¿Neo-totalitarismo? Estudio del caso venezolano, por Franklim Colletti



Totalitarismo es el sistema político en el cual todas las actividades, todos los aspectos de la vida, sean de orden social, político, económico, intelectual, cultural o espiritual, se hallan subordinados a los intereses e ideología de los gobernantes. En este régimen, derechos y libertades no merecen ninguna consideración ya que perturban los propósitos del líder o la élite gobernante. La oposición o crítica al Gobierno y a la ideología de los gobernantes es reprimida y tildada de traición. En los totalitarismos, la voz de la argumentación y de la crítica queda anulada frente al poder mediático de la organización totalitaria a través del terror institucionalizado. Estos movimientos son hostiles a la república a la vez que se manifiestan profundamente anti-parlamentaristas y su actuar social es excluyente a través de sistemas racistas o ideológicos.

El Totalitarismo como concepto funcional es un fenómeno del siglo XX, destacándose principalmente en Alemania (Nacionalsocialismo), la extinta URSS (Bolchevismo), China (Maoísmo) y una aproximación de intencionalidad en Italia (Fascismo). Sin embargo, los líderes de vocación totalitaria han aprendido a través de las lecciones de la historia a disfrazar sistemas autocráticos en democracias a través del uso discrecional de institucionalizaciones y sistemas propios de la democracia pero amañados a su favor. Con ello han afectado directamente la población, ya no a través del terror sistemático, sino a través de la resignación.

Com lo expresara Vaclav Havel, “el terror en la experiencia neo-totalitaria consiste en el reconocimiento colectivo de un peligro permanente; en un estado de constante ansiedad acerca de lo que está o podría estar amenazado; en la gradual disposición a aceptar la amenaza como una parte inevitable de la realidad; en la resignación a vivir bajo esta situación como única actitud efectiva de sobrevivencia”.

El caso venezolano es complejo para poder enmarcarlo dentro del neo-totalitarismo, sin embargo existen características que evidencian la vocación totalitaria de sus líderes, el interés de lograr que la población se resigne a su situación actual para que los líderes puedan establecer su autocracia sin ningún tipo de oposición. El objetivo de esta presentación es establecer bases conceptuales y pragmáticas que permitan establecer, a través de la discusión y contraste de ideas y experiencias, la ubicación del actual sistema de gobierno en Venezuela.


¨¨¨
Franklim Colletti es Licenciado en Historia, estudiante de la Maestría en Psicología Social, Participación Ciudadana y Democracia de la ONU, profesor de la Escuela de Historia de la UCV, donde tiene a su cargo el curso Historia de Asia y el seminario Totalitarismo y su influencia en el siglo XX. Es coautor, con Oliver Zambrano Alemán y Francisco Fraíz, del libro Totalitarismo: concepciones y prácticas (2016).

Conversatorio Rebelión en la granja: una obra todavía actual, por Ricardo Ramírez Requena



Ricardo Ramírez Requena
nació en Ciudad Bolívar (1976). Poeta, escritor, profesor universitario, librero. Licenciado en Letras por la Universidad Central de Venezuela. Ha publicado el poemario Maneras de irse (2014) y el diario Constancia de la lluvia (2015) con el que fue ganador del Concurso Anual Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana. Sus escritos aparecen en varios portales web, periódicos, revistas, en Venezuela, México, Colombia, España.

Conversatorio La banalidad de la crueldad política, por Ruth Capriles


Ruth Capriles nació en Caracas, Venezuela. Graduada en Historia y Doctorada en Ciencias Políticas, se especializa en modelos cualitativos y cuantitativos para el estudio del poder y el comportamiento económico. Actualmente es profesora-investigadora en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Católica Andrés Bello, dentro del núcleo de estudio sobre delito económico; es profesora de Ética de los Negocios en el Diplomado de Responsabilidad Empresarial de la Universidad Simón Bolívar y de Historia del Derecho en postgrados de la Universidad Católica Andrés Bello. Entre sus publicaciones se encuentran Los negocios de Román Delgado Chalbaud, Corrupción y control, El don populista, Diccionario de la Corrupción en Venezuela e innumerables trabajos sobre los valores políticos y la ética del liderazgo en el país. Ha contribuido con periódicos nacionales como Últimas Noticias y El Mundo y revistas como Politeia e Imagen. Fue articulista de El Universal durante más de veinte años. El asunto que ha ocupado su reflexión los últimos diez años es la importancia de las emociones en política, tema que ha abordado en El libro rojo del resentimiento (2009) y Leadership by resentment. From ressentiment to redemption, publicado en inglés por la editorial británica Edward Elgar (2012). Durante nueve años fue coordinadora de la Red de Veedores, organización que lideró la participación política ciudadana en la observación electoral desde 1998 hasta 2006.

Conversatorio Autocracias, dictaduras y tiranías en la Historia de Venezuela, por Daniel Terán-Solano



La Historia de Venezuela desde 1810 hasta la fecha bien podría resumirse como la larga lucha por la libertad y contra el despotismo. Los orígenes de nuestra República en la sangrienta y costosa guerra de independencia fueron clara expresión del deseo de un sector por obtener un espacio de libertades más amplias y francas a las que existían bajo el régimen colonial español.

De allí en adelante las luchas que emprende el Pueblo venezolano para reclamar mayores y mejores libertades a lo largo de un agitado siglo XIX republicano es a través de una larga sucesión de conflictos que tienen su máxima expresión en la guerra civil como forma de dirimir las controversias, acceder al poder político, y tratar de establecer así mayores espacios de libertad ante lo que se considera un orden injusto o de deficientes libertades. Sin embargo, en medio de ese torbellino se alzará la figura del caudillo, hombre de armas que es el jefe de un sector social o territorial determinado (llaneros, orientales, andinos) y que también será la encarnación de una sociedad desordenada: que apela a la autoridad excesiva de un hombre fuerte para ganar el orden y la paz tan anheladas como escasas. Personajes como Páez y Guzmán, representan la cara más positiva de esta etapa al plantear intentos coherentes de modernización institucional y material, mientras que otros como Mongas, Crespo, Casto y Gómez son la faceta más despótica del modelo, en cuanto que son la viva imagen de tiranos que imponen su voluntad por encima de leyes e instituciones y buscan someter a la sociedad a sus designios, tratando de crear casi literalmente un país a su gusto, imagen y semejanza. En ambos casos, los caudillos también representaran el papel de líderes que quisieron en su momento ampliar las libertades populares y lamentablemente terminaron restringiéndolas en la mayoría de los casos.

Es así que al llegar el siglo XX, justo cuando muere el último gran caudillo, J.V. Gómez y el país vive el impacto transformador del petróleo, parece que el Pueblo venezolano está maduro para ser protagonista nuevamente en las luchas por la libertad, adormecidas en tantos años de guerras civiles y tiranías caudillistas. Y a decir del gran historiador Manuel Caballero, “nace la política” cuando va dejándose la guerra civil y la apelación de la violencia como forma de participar en las controversias y se van creando poco a poco partidos, sindicatos, asociaciones profesionales, gremios y corporaciones que encargan un deseo de la sociedad de convertirse en artífice y autor de su propio destino. Venezuela “se baja del caballo” y parece dejar definitivamente atrás al hombre providencial montado a caballo y que pondría orden. El lapso que va desde 1935 a 1958 ve forjare una nueva y más dinámica Venezuela que tras 1958 se convertiría en la Democracia más sólida de Suramérica y uno de los países más prósperos de Latinoamérica.

Pero la Historia nunca termina. Los Pueblos evolucionan y las circunstancias cambian, y hasta los sistemas políticos que parecen más sólidos y aparentemente perfectos, mutan y se trasforman, cayendo y feneciendo. Los fallos del proyecto democrático de 1958 hacen que cuarenta años después los ciudadanos le den la espalda a su sistema de libertades y decían apostarlo todo a darle gran poder a un solo hombre, con la confianza que pondrá “orden” para sus problemas. Pareciera que volvemos al siglo XIX porque aquél mismo hombre traerá consigo el retorno de una polarización y confrontación alrededor del culto a su persona como no se creía que volvería a verse en Venezuela.

Y así llegamos a un siglo XXI donde parece que la política ha despertado con mucho fulgor, que la libertad, palabra muchas veces abstracta y mal interpretada, ha cobrado gran vigencia porque son muchos –especialmente los más jóvenes- los que la anhelan por no haberla conocido bien, y porque desde 2016 hasta la fecha la tiranía ha tomado forma, cuerpo y presencia mucho más allá de las amenazas hasta constituirse en un real peligro para nuestra propia República.

Sobre toda esta evolución que nos lleva del pasado a este angustiante presente es entonces de lo que hablaremos, porque justamente en momentos como los actuales, es justo y necesario reflexionar sobre el camino andado, para que tras el análisis del ayer, podemos entender mejor el hoy, y con la información adecuada tengamos más herramientas ciudadanas para decidir sobre el mañana que a todos nos atañe.


¨¨¨¨
Daniel Terán-Solano (Caracas, 1978) es Licenciado en Historia y Doctorando en Historia por la Universidad Central de Venezuela, UCV y cuenta además con estudios de Educación por la Facultad de Humanidades de la misma Universidad y la Universidad Católica Andrés Bello. Ha sido docente en Bachillerato por las áreas de Ciencias Sociales y Humanidades durante quince años en diversos colegios tanto públicos como privados. Fue profesor de Historia Económica en la Escuela de Economía de la UCV; del Departamento de Ciencias Sociales de la USB (Sede Sartenejas-Baruta) así como de Historia de la Civilización en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Monte Ávila, UMA. En la actualidad es profesor en la Escuela de Historia de la UCV y en la Escuela de Comunicación Social de la UCAB Ha publicado artículos y ensayos en medios impresos y digitales como El Nacional, Venezuela Analítica, El Estímulo y Run Runes, es coautor del libro El pensamiento de los Jóvenes (Editorial Cavendes, 1996), La Democracia Venezolana y sus acuerdos (UCAB, 2015) y La Carta de Jamaica: Historia y destino de América Latina (Ediciones AB, 2016). Ha sido entrevistado en diversas ocasiones por medios como El Universal, Unión Radio y Globovisión, entre otros. Actualmente se especializa en Historia Republicana de Venezuela, Historia de América Latina independiente e Historia Universal Contemporánea. Posee un blog: http://historiatotal-dantesol.blogspot.com/ y su cuenta de Twitter es: @DanTeranS

lunes, 19 de junio de 2017

Comenzó la V Semana de la Reflexión en Valencia



El pasado jueves 15 de junio se efectuó en Valencia la inauguración de la V Semana de la Reflexión, en la Galería Universitaria Braulio Salazar, adscrita a la Universidad de Carabobo (UC).

El acto comenzó a las 10 am y contó con la presencia de Jessy Divo de Romero, rectora de la UC, el profesor Manuel Barreto, en representación de esa casa de estudios y de Espacio Anna Frank, y Angélica Naressi, integrante del equipo de relaciones interinstitucionales de la UC.

Invitados, público en general y estudiantes del Ciclo Diversificado se hicieron presentes para compartir este grato momento.




Para ver más fotos sobre este evento, los invitamos a acceder al álbum de Facebook haciendo clic en este enlace:

miércoles, 3 de mayo de 2017

Rumbo al 8vo Salón Nacional de la Coexistencia


Durante ocho años consecutivos, la organización sin fines de lucro Espacio Anna Frank ha abierto la convocatoria al Salón Nacional de la Coexistencia, concurso de Diseño Gráfico y Fotografía, y a partir de este año, también de Arte Urbano.

La iniciativa busca propiciar el encuentro de diversas corrientes culturales y educativas del país, centradas en divulgar con mayor amplitud el significado y la aplicación del término coexistencia, con los medios y recursos presentados por los participantes. El propósito del concurso es el rescate y divulgación de los valores humanos, en uso de la conciencia ciudadana y la libre expresión. El tema que inspira la edición de este año se resume en el eslogan Respetarnos es coexistir.

La convocatoria se inició el pasado 6 de abril y se extenderá hasta el 25 de junio de 2017, para que un jurado calificado en cada una de las categorías emita su veredicto el 21 de julio. El concurso ha tenido una trayectoria digna de admiración en estos ocho años: se inició con la categoría de Diseño Gráfico; luego, en la séptima edición abrió sus puertas a la categoría Fotografía, con abundante participación de profesionales y aficionados del área. Este año sorprende gratamente a los seguidores de EAF con la categoría Arte Urbano, en su mención Graffiti, abierta a quienes se dedican a embellecer las calles de la ciudad con su creatividad y colorido.

Entre otros requisitos, los participantes de las tres categorías han de ser venezolanos, mayores de edad, residenciados en el país o en el exterior (en el caso de la categoría Arte Urbano, los participantes necesariamente deberán estar residenciados en Caracas). Sus propuestas deben ser inéditas y cumplir a cabalidad con las bases del concurso, disponibles en la página web http://www.espacioannafrank.org. Asimismo, las redes sociales oficiales del certamen ofrecerán información durante toda la campaña: en Facebook, Coexistencia Concurso; en Twitter @coexistenciaeaf y en Instagram, @espacioannafrank.

Se reconocerá un mínimo de doce propuestas por categoría y habrá un premio único de 500 dólares para cada una. Esta tarea corresponderá a un jurado de destacados profesionales y artistas: en Diseño Gráfico, Waleska Belisario, John Moore, Carlos Rodríguez, Kathiana Cardona y Yessica Silvio; en la categoría Fotografía, Fran Beaufrand, Ángela Bonadies, Ricardo Jiménez, Arlette Montilla y José Ramírez; y en la categoría Arte Urbano, Romanok, Gala Garrido, Félix Suazo, Humberto Valdivieso y Domingo Villalba.